Square Enix vende Tomb Raider, Deus Ex, Thief y otras franquicias

Square Enix llega a un acuerdo con Embracer Group para vender sus estudios occidentales y “más de 50” marcas de su catálogo. La transacción, que alcanza los 300 millones de dólares, está prevista que se cierre durante el segundo trimestre del año fiscal 22/23 del grupo sueco, entre el próximo mes de julio y septiembre.

La transacción incluye IPs tan populares como Tomb Raider, Deus Ex, Legacy of Kain y Thief. De hecho, Crystal Dynamics se encuentra desarrollando el siguiente capítulo de la arqueóloga, que ahora debutará bajo el paraguas de Embracer. Eidos-Montréal (Marvel’s Guardians of the Galaxy) y Square Enix Montréal (Hitman Sniper: The Shadows) también forman parte de la operación.

“Estamos emocionados por dar la bienvenida a estos estudios dentro de Embracer Group”, explica en nota de prensa Lars Wingefors, cofundador y consejero delegado de la empresa. “Reconocemos el talento creativo, sus fantásticas IP y su trayectoria de excelencia que han demostrado con el tiempo y reiteradamente a lo largo de las últimas décadas. Ha sido un gran placer encontrarme con los equipos de dirección y debatir sus planes de futuro para que puedan cumplir con sus ambiciones y ser una excelente parte de Embracer”. Wingefors promete el regreso de “franquicias queridas” y la llegada “de una IP inédita” por parte de Eidos Montreal.

Por otro lado, la compañía japonesa esgrime en una nota a inversores que la venta permitirá el lanzamiento de nuevas vías de negocios con “inversiones en campos como el blockchain, inteligencia artificial y la nube”. De ahora en adelante Square Enix mantendrá sus estudios de desarrollo en Japón, la división External Studios y Square Enix Collective. Su ruptura con Occidente no será total: mantendrán los derechos de publicación de las sagas Just Cause, Life is Strange y Outriders. Su apuesta por los tres permanecerá intacta.